Alta inteligencia emocional = éxitos en nuestras vidas

El objetivo es lograr ser dueño de nuestras emociones y no que ellas nos tengan poseídos, lograr expresarlas eligiendo el cómo, cuándo y dónde, en lugar de que ellas se manifiesten alocadamente. De ninguna manera se trata de no sentir, sino de aprender a regular su magnitud y su expresión para mejorar nuestra vida cada día, ser mejores como personas y lograr nuestros proyectos y sueños.