La Aurora boreal, por qué?

el

¿Qué es una Aurora Boreal?

Los electrones que conforman las radiaciones solares producen una emisión espectral cuando alcanzan a las moléculas de gas que se encuentran en la magnetósfera, parte de la atmósfera terrestre que protege a la Tierra del viento solar, y provocan una excitación a nivel atómico que da como resultado una luminiscencia.

La aurora es un brillo que aparece en el cielo nocturno, usualmente en zonas polares.

  • La Aurora Boreal, comúnmente ocurre de septiembre a octubre y de marzo a abril.
  • Su equivalente en latitud sur, Aurora Austral posee propiedades similares.

Por esta razón algunos científicos la llaman “Aurora Polar” o “Aurora Polaris”.

En latitud norte se conoce como “Aurora Boreal”, cuyo nombre proviene de Aurora la diosa romana del amanecer, y de la palabra griega Boreas que significa norte, debido a que en Europa comúnmente aparece en el horizonte de un tono rojizo como si el sol emergiera de una dirección inusual

Las auroras aparecen en dos óvalos centrados encima de los polos magnéticos de la Tierra, que no coinciden con los polos geográficos y se producen cuando una eyección de masa solar choca con los polos norte y sur de la magnetosfera terrestre, produciendo una luz difusa pero predominante proyectada en la ionosfera terrestre.

Ocurren cuando partículas cargadas (protones y electrones) procedentes del Sol, son guiadas por el campo magnético de la Tierra e inciden en la atmósfera cerca de los polos.

Cuando esas partículas chocan con los átomos y moléculas de oxígeno y nitrógeno, que constituyen los componentes más abundantes del aire, parte de la energía de la colisión excita esos átomos a niveles de energía tales que cuando se desexcitan devuelven esa energía en forma de luz visible.

El Sol, situado a 150 millones de Km de la Tierra, está emitiendo continuamente partículas cargadas: protones, con carga positiva, y electrones, con carga negativa. Ese flujo de partículas instituye el denominado viento solar. La superficie del Sol o fotosfera, se encuentra a unos 6000 ºC. El causante de ese calentamiento es el campo magnético del Sol.

Al ser la presión en la superficie del Sol mayor que en el espacio vacío, las partículas cargadas que se encuentran en la atmósfera del mismo tienden a escapar por lo que son aceleradas y canalizadas por el campo magnético del astro rey, alcanzando la órbita de la Tierra y más allá.

Las partículas del viento solar viajan a velocidades desde 300 a 1000 Km/s, de modo que recorren la distancia Sol-Tierra en aproximadamente dos días. En las proximidades de la Tierra, el viento solar es deflectado por el campo magnético de la Tierra o magnetosfera.

El viento solar también empuja a la magnetosfera y la deforma de modo que en lugar de un haz uniforme de líneas de campo magnético como las que mostraría un imán imaginario colocado en dirección norte-sur en el interior de la Tierra, lo que se tiene es una estructura alargada con forma de cometa con una larga cola en la dirección opuesta al Sol.

El aporte de energía proporcionado por las partículas perturba a los átomos y moléculas, llevándolos a estados excitados de energía. Al cabo de un tiempo muy pequeño, del orden de las millonésimas de segundo o incluso menor, los átomos y moléculas vuelven al nivel fundamental, y devuelven la energía en forma de luz. Esa luz es la que vemos desde el suelo y denominamos auroras.

Su apariencia y relación con el magnetismo

¿Cómo se exponen? Lo que vemos con mayor frecuencia son cintas de un blanco verduzco extendiéndose a través del cielo, más o menos de este a oeste, usualmente con ondas en ellas.

En Fairbanks, pueden encontrarse sobre la cabeza, en el norte de Noruega o en Suecia también, algunas veces incluso en Winnipeg.

Pero más hacia el sur, estas cintas tienden a estar cerca del horizonte septentrional. Y si se observan cuidadosamente, se distinguirá que contienen muchos rayos paralelos extendiéndose a lo ancho de las mismas.

¿Dónde se pueden observar?

Si usted se encuentra en Fairbanks o en Tromso, Noruega o en Fort Churchill, Canadá, no la verá cada noche, pero está presente con bastante frecuencia. En Washington D.C., en Londres o en Beijing, sin embargo, es un acontecimiento raro, sólo visto cuando el sol crea “condiciones de tormenta”.

Por su hermosísimo y enigmático magnetismo, las auroras boreales son uno de los fenómenos más llamativos que se producen en nuestro planeta azul, al que tanto hay que proteger y cuidar su medio ambiente para evitar degradarlo; y que en el futuro, ¡las nuevas generaciones puedan disfrutar de estos mágicos aconteceres!  Adis Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s